“Me quedé así ira”

 

 Por Angélica Mercado

 

Yo le iba a Blue Demon. Lo conocí en el cine Colima, donde regularmente pasaban funciones dobles o hasta triples, suficiente tiempo para decidir bando y armar banda para aventar palomitas mientras coreabas al ritmo que marcaban los ranazos.  La escena podía confundirse con la de una arena: todos gritaban y chiflaban, desataban un repertorio de originales frases y groserías como una manera de crear identidad y reafirmar nuestra territorialidad colectiva desde la cultura popular. El cine permitía penetrar la barrera geográfica de barrio; y de repente, todos éramos de donde mismo, íbamos hacia el mismo camino de combate.

Para la década de los setentas, las figuras más famosas del ring salían de la distante Arena México para enfrentar monstruos extraños en la comodidad del cine local; algunas salas ofrecían “permanencia voluntaria”, y aunque realmente no fue mi voluntad, me quedé varias veces a revivir alguna escena, lista para desenvainar mi grito en el momento preciso.

En el México de los sesentas, el cine iba cargado de terror y acción, las producciones eran menos costosas y de baja calidad, comparadas con los elegantes filmes en blanco y negro de décadas anteriores. Pronto, lo grotesco de la caracterización y los descuidados efectos especiales curiosamente convertirían estas películas en cine de culto. Así como los gritos y chiflidos durante una función, la imagen de las cosas tiende a tener un efecto contagioso en las personas. Como escribió Roland Barthes: “…el espectador de la lucha libre, entra en un mundo donde lo que importa no es lo que piensa, sino lo que ve”. Tiene razón, la lucha libre se asemeja un tanto a la fotografía en ese aspecto: en su teatralidad reside la estética.

Obvio, Blue Demon destacaba en los carteles del cine, y no era solo el azul metálico de su traje, era la acción en sí. Digo, pateaba un coche y lo abollaba sin esfuerzo, o destruía espías, invasoras u otros villanos del más alto nivel de maldad. El cine era una locura tipo matinée sabatina, Nuestros héroes a escala en la pantalla grande combatiendo vampiros de pelo engomado, hombres lobo vestidos de traje o zombies con peluca, a los cuales vencían a puras patadas y llaves asincrónicas que imitabas después de la función, sobre todo si tus hermanos le iban al Santo.

El mismísimo combate entre el bien y el mal, era filmado entre luces y humo, con utilería que podría ser arte-objeto kitsch. Todo se maximizaba y, por más chafa que fuera, le concedías credibilidad. La imagen de los enmascarados se presentaba como si fueran invencibles; no puedo decir que guapos como Superman, pero eso no importaba, ya que nunca perdían. Así que el “máscara vs máscara” no aplicaba. Además, el enigma de sus rostros era opacado por las lycras de extravagantes colores, las capas o las camisas de solapa ancha.

Las fotografías de Blue Demon y El Santo en acción que ilustraban los carteles que decoraban el vestíbulo del cine no son las mejores en cuanto a su estructura formal. Sin embargo, representan varias generaciones. Comúnmente, los retratos de luchadores son ofensivamente obvios, el lenguaje corporal es exagerado, tal vez para compensar la falta de expresión gestual o tal vez para quedarse así para siempre, inmovilizados en acción. Así somos, nos gusta admirar lo evidente desde el ojo ajeno.

En el libro Espectacular de Lucha Libre, la fotógrafa Lourdes Grobet nos adentra al mundo del ring, nos lleva a la habitación de los enmascarados, a su sala, a su día a día; retrata desde una búsqueda y exploración artística el extraordinario universo de la lucha libre y su exótica decoración. Su trabajo denota un desarrollo en el imaginario popular y, hasta cierto punto, es un indicador de que la sociedad parece demandar la experimentación de los fotógrafos.

La fotografía nos ha garantizado el deseo de la exactitud sin ser copia de la realidad. Y se requiere destreza para no pasar una línea tan delgada. El hecho de que el fotógrafo abstraiga y traduzca a un destinatario general, a un público no formado en enseñanzas artísticas específicas necesariamente, comprueba que la fotografía nos retrata a todos, lo que implica que el autor se enfrente a las múltiples interpretaciones de su receptor. Sabe que, “cuanto más específico sea, más general será”, como decía la gran Diane Arbus. Así, la imagen se torna indisoluble a la experiencia personal y siempre estará vinculada al margen de su relación física o gráfica en un mismo contexto. Cuando una imagen trasciende a hito cultural, se ha diluido la frontera de estereotipos comunes y se despliegan peculiaridades que identificamos como nuestras.

Películas como Blue Demon contra las momias de Guanajuato o los retratos de Lourdes Grobet, son microsecuencias de mi infancia, estímulos visuales que activan un inevitable viaje al cine Colima. La fotografía es un producto cultural; juntos, fotógrafo y espectador cocrean la popularidad de una imagen, construyen identidad a partir de ella.

Dinámica como la cultura misma, la fotografía siempre está sujeta a cambios graduales, o digamos, ingeniosamente drásticos, como el fenómeno de los stickers. Una fotografía mal recortada, reducida a su mínima representación y acompañada de textos que ponen en alto el nombre de México, nos conecta a otro nivel de colectividad, como si fuera una fotografía instantánea de nuestra cultura popular.

Es maravilloso que una fotografía hecha en 1953 se haya transformado en el modelo de la clásica figura de acción de lucha libre y ahora circule como sticker en WhatsApp. Una sola fotografía englobando todo lo que significan estos héroes enmascarados. No son las cualidades técnicas ni conceptuales de la fotografía per se. Es ella en sí misma, imagen que ha dado forma a la interpretación en colectivo y que evoca la experiencia personal. Mi gran demonio azul ha quedado encapsulado para siempre gracias a ella.  Por eso, cuando vi a Blue Demon en sticker, “me quedé así ira”. Tropo

______________________

Blue Demon y El Santo en la pose que daría forma a las figuras de acción. Fotografía: No ID.

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com