José Rocha: La misteriosa belleza de nuestros miedos interiores

 

Con el objetivo de reflexionar sobre la pandemia actual desde la perspectiva del arte, José Rocha (CDMX, 1964), diseñador y artista visual radicado en Cancún, ha llevado a cabo un singular proyecto colaborativo junto con otros fotógrafos y artistas plásticos. A partir de las máscaras diseñadas por él —inspiradas en las famosas máscaras “pico de ave” ideadas por el Dr. Charles de Lorme en 1619 para luchar contra la peste bubónica—, Rocha propuso a varios colegas suyos la creación de otros productos artísticos —en fotografía y pintura— para que cada uno de ellos interpretara atmósferas y sentires relacionados con la epidemia que nos agobia, teniendo como leitmotiv visual el célebre antifaz. El resultado es por demás ilustrativo e inquietante porque capta con misteriosa belleza los miedos interiores de nuestra nueva realidad. La siguiente es una muestra de esa extraordinaria iniciativa. (Textos elaborados por la redacción de Tropo con información de Carlos Generoso en coordinación con Norma Ordieres).

 

Un especialista en reinventarse

 

Ayudado por el fotógrafo Toño Díaz —quien logra imágenes de catálogo, objetos hieráticos donde destacan los detalles de costura en la confección de las máscaras: la luz oblicua que delata el mutismo de los cristales de los ojos; la blandura y la nobleza del cuero como substrato, como una apelación a la sobrevivencia—, el artista constructor José Rocha ha mostrado su gran capacidad manual —heredada de su padre mecánico— para construir las máscaras en cabal cuero de las curtidurías del Bajío, varias versiones de la cuales ha vendido con gran éxito en Europa.

Además de su fama bien cultivada como excelente impresor en técnicas digitales, Rocha es conocido por sus cuadros hiperrealistas de puertas rescatadas de sus viajes en los pueblos de la península, que fueron expuestas el pasado septiembre en la otrora fábrica de textiles La Aurora de San Miguel de Allende.

Crecido en el ambiente de los ochenta y noventas en el sur de la ciudad de México, Rocha recibió influencias y estímulos de personajes que empezaban a fulgurar en ese entonces. Figuras como Víctor Guadalajara, artista plástico que ha ilustrado la poesía de Xavier Villaurrutia con cuatro obras abstractas inmejorables, o “los Quiñones”, Héctor y Néstor, gemelos que prestaron su casa allá por La Candelaria en Coyoacán para hacer la “Quiñonera”, espacio de reflexión plástica, generador de conciencia colectiva, un espacio que dio cobijo a las ideas que entonces ya gestaban Gilberto Aceves Navarro, Germán Venegas, Nahum B. Zenil y hasta Eloy Tarsicio, quien sigue presentando provocadores ejercicios.

Se trataba de “construir y adelantar una nueva sensibilidad —afirma Rocha— al margen de las estrategias de mercado o no por ellas”. Fueron fuerzas que buscaban a otro interlocutor, más democrático, más del medio urbano, donde se gestó una especie de laboratorio en todas direcciones, y que le ha permitido a este creador ser especialista en reinventarse, como él mismo afirma.

______________________

José Rocha. Fotografía de Miguel González.

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com