ProyectaDAS: festival de cine del Sureste

 

Por Vanesa González-Rizzo Krasniansky

 

 Desde hace un par de años Derechos Autonomías y Sexualidades (DAS), una organización feminista que se fundó en el 2017 en Cancún, Quintana Roo, lanzó un nuevo proyecto que resulta sumamente atractivo. Se trata de un festival de cortometrajes feminista para acercar a las mujeres al cine. ¿Por qué hacer algo así? ¿Qué sentido tiene y cuál es la finalidad?

 

Buscamos brindar espacios para que las mujeres puedan llevar a la pantalla nuevas narrativas con temáticas que nos atraviesen y sean expresadas desde la mirada propia. Queremos salir del lugar de objetos sexualizados para el consumo principalmente de los hombres, y pasar a mostrarnos como sujetas deseantes.

La industria del cine en nuestro país (y en el mundo) tiene una larga historia de machismo incorporada, así como en nuestras vidas, y la hegemonía masculina en la industria no brinda los espacios para que propuestas distintas tengan cabida.

Se realizó una investigación que analizó las diez películas con mayor asistencia en las salas nacionales entre el 2013 y el 2016, y los hallazgos fueron impactantes: “Existen 3.7 hombres por cada mujer atrás de cámaras en funciones claves. El 42% de cineastas en México son mujeres, pero de los apoyos entregados por FOPROCINE, FIDECINE y EFICINE, entre 1998 y 2016, los proyectos de mujeres directoras recibieron solamente 18.6% del apoyo económico mientras que el entregado a hombres directores fue de 81.3%”[1]

Un resultado alarmante en la investigación es que el acoso sexual está naturalizado. En 40% de las películas mexicanas ocurrieron casos de acoso sexual, pero fueron tratados como graciosos.

“El arquetipo del misógino agradable es habitual en la llamada cultura pop, personajes que son expresamente sexistas e inclusive definidos por esa conducta, pero que al final del día son amigables y agradables; así se redimen y siempre son perdonados. Su misoginia nunca es tratada como algo suficientemente serio como para dañar sus relaciones de amistad, amorosas o laborales.” [2]

Retomar las artes para llevar mensajes desde nuevos formatos a la sociedad ha sido la tarea distintiva de DAS desde su primera acción pública y creemos que el cine es una herramienta poderosa para poder generar pensamiento crítico. Es por ello que ProyectaDAS tiene dos grandes funciones: por un lado, abrir espacios a más mujeres, sobre todo a las jóvenes, para que nos cuenten desde sus vivencias los abordajes a las diferentes temáticas propuestas; y, por el otro, queremos que esos cortometrajes sean las herramientas para generar conversatorios y diálogos entre la población que tiene menos acceso a ver cine de calidad con contenido social. Por ello, después de las premiaciones a los cortos ganadores, DAS realiza una muestra en diferentes zonas de nuestro estado y del sureste, para generar discusiones sobre las temáticas planteadas.

Inicialmente, el proyecto se había enmarcado para apoyar y fomentar la participación de mujeres jóvenes del sureste. Así salió nuestra primera convocatoria en el año 2019, emisión inicial que tenía por temática el aborto voluntario. Con el pasar de los meses y luego de un recorrido por los cinco estados en los que se proponía el concurso (Chiapas, Tabasco, Yucatán, Quintana Roo y Campeche) nos fuimos dando cuenta de que no había tantas mujeres jóvenes que tuvieran la posibilidad de presentar propuestas. Realmente la industria cinematográfica no tenía incentivos diferenciados, ni acciones afirmativas que permitieran a mujeres menores de treinta años realizar trabajos propios. Tomamos la decisión de abrir la convocatoria para toda la República Mexicana.

En un trabajo muy artesanal, con contactos limitados y mucho entusiasmo íbamos invitando a gente a participar. Gracias a que el concurso se abrió para todo México, tuvimos una participación mayor. Sabíamos que la temática era difícil: hablar de aborto en la gran pantalla no es tan común y menos desde una perspectiva que busque romper estigmas y que apoye las decisiones personales. Recibimos quince cortometrajes, de los cuales sólo diez cumplían con las condiciones de la convocatoria (incluso personas antiderechos se tomaron la molestia de enviar propuestas).

Como no queríamos dejar fuera la idea de apoyar a mujeres jóvenes, ni a mujeres del sureste, decidimos incluir premios especiales para ellas. La premiación de esta primera emisión se realizó en febrero del año 2020, un mes antes de que la pandemia llegara y cerrara las posibilidades de exhibir con bombo y platillo el trabajo de nuestras ganadoras.

En esta segunda emisión decidimos proponer la temática de mujeres y niñas migrantes. La frontera sur de nuestro país, de la que Quintana Roo es parte, pero que parece olvidada. Es como si fuera invisibilizada por las conflictivas que suceden en el norte, al intentar cruzar hacia Estados Unidos. Las violencias específicas que viven las mujeres que buscan mejores condiciones de vida, tampoco han sido suficientemente expuestas. Esa motivación fue la principal razón por la que propusimos el tema.

Afortunadamente, existen fondos que permiten llevar estas ideas a la realidad, y por segunda ocasión fuimos favorecidas. Pero cuando ProyectaDAS en su segunda emisión estaba lista para ser lanzada, algo pasó. El 9 de noviembre del 2020, las feministas de Quintana Roo salimos a las calles a reclamar justicia por los feminicidios vividos ese fin de semana. La manifestación en Cancún, convocada por amigxs y familiares de “Alexis” junto con colectivas y organizaciones feministas se vio repelida a balazos. Sin ninguna persuasión previa, las balas llegaron al ayuntamiento y el terror recorrió a las manifestantes, en su mayoría mujeres. Como resultado hay varias víctimas directas: dos periodistas y una activista heridas de bala, dos personas víctimas de tortura sexual y muchas más, golpeadas. Como víctimas indirectas quedamos todas las personas que acudimos a la manifestación y vivimos uno de los días más aterradores de nuestras vidas, buscando a compañeras, tratando de saber cómo estaba la gente… y luego, la impunidad.

Junto con ello la pandemia ya había llegado. El clima en Cancún era de desolación, a pesar de las presiones que se hacían al Congreso del estado para garantizar derechos humanos.

Es por ello que en DAS decidimos ampliar la convocatoria, sumar violencias a las vividas por mujeres y niñas migrantes. Así, nuestra segunda emisión del concurso incluyó las violencias hacia mujeres en las calles y las violencias hacia mujeres y niñas al interior de los hogares. La pandemia había recrudecido las dificultades para muchas mujeres y varias de ellas vivían con sus agresores en el hogar.

Lanzamos la convocatoria nuevamente a todas las mujeres de la República Mexicana y recibimos retroalimentaciones que nos hicieron reflexionar; varias mujeres nos preguntaban por qué tenían que ser menores de treinta años para participar, si justamente algunas de ellas habían llegado al cine más tarde y esto no quería decir que tuvieran mucha experiencia. Otra vez escuchamos las necesidades e hicimos un nuevo cambio. Todas las mujeres podían participar, sin importar las edades, bastaba que las participantes se asumieran mujeres para poder ser consideradas. Además, queríamos que al menos 60% del equipo que trabajara en el cortometraje fuera encarnado por mujeres, junto con ello la guionista y la directora debían también ser mujeres. El concurso se amplió y se mantuvieron los premios especiales para jóvenes y para el sureste.

En esta oportunidad contamos con un par de impulsos importantes, Estudios Churubusco de México se sumó en el patrocinio con dos premios muy generosos. Dieron ciento veinticinco mil pesos para cada una de las categorías (ficción y documental) a cortos que tuvieran menos de diez minutos de duración para realizar la post producción en sus estudios. Sumado a ello el IMCINE se enteró de nuestro proyecto y muy generosamente empezó a compartir la convocatoria. Es así que pudimos recibir cuarenta cortometrajes en esta edición, de los cuales veinte pasaron a la etapa finalista y seis fueron los ganadores.

Todas las ganadoras fueron invitadas a la premiación, que se llevó a cabo el 4 de diciembre del 2021 en la hermosísima marina Chac Chi de Cancún. Las personas asistentes caminaban por nuestra alfombra morada, se tomaban fotos y disfrutaban de bebidas y canapés, en un coctel que incluyó la proyección de los cortometrajes ganadores, las palabras de nuestras madrinas, Luciana Kaplan, Yulene Olaizola e Ileen Colin, junto con las de nuestras juradas, Sofía Ochoa y Sharon Alpuche. El público se emocionó por la calidad y fuerza que mostraban los trabajos.

Las propuestas ganadoras fueron valientes y repletas de contenidos para pensar en problemáticas específicas que son realmente complejas y que atraviesan la vida de muchas mujeres en nuestro país. ProyectaDAS valora no sólo la propuesta cinematográfica sino fundamentalmente los contenidos que se expresan, es por ello que las herramientas que se utilizan no son lo más importante para nosotras. Varios cortometrajes ganadores fueron filmados con celulares y estamos muy contentas de poder ofrecerles como premios cámaras para hacer cine con una mayor calidad. Queremos que los talentos crezcan.

Realmente agradecemos mucho a todas las participantes, a nuestros patrocinadores y patrocinadoras y a toda la gente que nos apoya, confía y ha asistido a ProyectaDAS, estamos muy contentas de impulsar que existan #MásFeministasEnElCine.

 

Ganadoras del festival de

cortometrajes feministas del Sureste

 

—Primer lugar para el mejor cortometraje/ficción: Vania Quevedo de Tabasco con Reminiscencias de una mujer

—Primer lugar para el mejor cortometraje/documental: Edlyn Castellanos de Oaxaca con Amor a los animales

—Premio especial para el mejor cortometraje realizado por mujeres del sureste: Jaqueline Canché de Quintana Roo con Cancún Feminicida.

—Premio especial para el mejor cortometraje realizado por mujeres jóvenes: Diana Denisse Ornelas de Sinaloa con En Casa

—Premio Ficción Estudios Churubusco: Carolina Dávalos, de Oaxaca con A todas nos pasa

—Premio Documental Estudios Churubusco: Aline Citlali Espinosa Gutiérrez y Jessica Gamiño González de Guerrero con Eterna Jornada: madres en el campo

 

Si ustedes quieren participar en ProyectaDAS, apoyarnos con trabajo, propuestas, patrocinios, si quieren ver los cortometrajes ganadores o comentarnos sobre qué temáticas podemos proponer para la tercera emisión, por favor envíen sus mensajes a nuestras redes sociales:

 

https://www.facebook.com/DAScancun

https://twitter.com/DAScancun

https://www.instagram.com/dascancun/

Y en Vimeo podrán encontrar los cortometrajes ganadores, no se los pierdan: https://vimeo.com/user95569113

 

Estaremos gustosas de recibir sus palabras. Tropo

 

[1] Investigación realizada por Wenceslau, Taluana, Sticco, Georgina: “Representaciones de género en el cine mexicano. Un análisis sobre la representación de las mujeres delante y atrás de cámaras en películas mexicanas de mayor asistencia” en Representaciones de género en la industria audiovisual. 2017, ed. Osífragos, pp. 9, 10.

[2] Ibídem, p.17

______________________

En la foto, el equipo de DAS junto con las juradas y las ganadoras el día de la premiación: de izquierda a derecha, atrás: Shiebi Aguilera, Carolina Davalos, Araceli Antonio Crisanto, Sofía Ochoa, Diana Ornelas; en medio: Edlyn Castellanos, Sharon Alpuche, Aidé Luis García, Aline Espinosa, Jacqueline Canche; y al frente: Florencia Lato, Nadia Centeno, Duliana Camacho, Natalia Tavizón, Vanesa González-Rizzo, Sofia Koyoc. (Fotografía: Pamela Berlanga).

 

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com