Periodista y poeta con enfoque social

 

Por Gabriela Ramírez Maldonado

 

Me dijeron que Denisse escribía poesía. Por eso la invité a una lectura de poesía erótica que se llevó a cabo en Playa del Carmen. Luego compartimos varias lecturas, donde me familiaricé con su colectivo “Poesía Itinerante” que fundó en Cozumel. Más tarde, un par de años después, supe que había ganado el segundo lugar del Concurso de Poesía, Cancún 2019, con el poemario Del color rojo vino, al color negro fue, donde ya se descubre a la escritora con enfoque social que la distingue, supongo, del resto de los poetas trasnochados de las tertulias literarias.

Yo no me hubiese atrevido a venderlo todo para ir como voluntaria a tierra de nadie para entenderlo todo. Y eso es lo que hizo. Y el fruto es este libro, Hasta encontrarte, con el cual sensibiliza, desde la herida misma del dolor a un México que parece acostumbrado a esta realidad macabra, que ya no está para nada oculta. En él nos enseña incluso que el lenguaje con el que nos referimos a los desaparecidos ha cambiado. Cada crónica es agonía, incertidumbre y muerte. Nos muestra un rostro de horror desde que levantan a la víctima, y el sufrimiento que experimenta hasta su muerte; así como el momento en que la familia ve o se entera del hecho; así como el proceso de denuncia, la negativa, la frustración.

Hasta encontrarte es una historia de vida que es muerte si no se tiene al ser querido; es una historia de amor en cada búsqueda; es una misma historia para más de mil 200 desapariciones forzadas registradas en los archivos de las rastreadoras. Y es también la historia de Mirna Medina —la fundadora del colectivo Las Rastreadoras del Fuerte—, el caso emblema de este libro, una de las pocas afortunadas que pudo recuperar parte de los restos de su hijo, y quien se hizo así misma una experta forense para ayudar a las demás.

Pero para la autora, los hallazgos no solo fueron de muerte y huesos, sino también de un lenguaje venido del desasosiego más oscuro, del más macabro de los horrores, porque ahí supo encontrar una forma peculiar de belleza, un valor estético, a veces incluso con reflexiones poéticas —“Ya sus huesos quieren desnudarse del peso de la vida”—, otras intercalando relatos de varias protagonistas de un mismo hecho, o bien, contando anécdotas que casi hacen soltar la carcajada de no ser por el horror del tema que se aborda.

El libro tiene sustento, originalidad y congruencia. Sustento porque las crónicas no solo las ha recabado la misma Denisse de la voz de sus protagonistas, sino que se apoyan en una bibliografía dolorosamente vasta. Original porque es coprotagonista al convertirse en una rastreadora más desde donde defiende la importancia de encontrar a los desaparecidos sin estigmatizar a ninguno y genuinamente se hermana y nos hermana con las protagonistas. Y es congruente porque su interés, incluso desde la poesía, tiene su sello marcadamente social. Sin duda, Denise Pohls es una escritora que no dejará de sorprendernos. Tropo

PHP Code Snippets Powered By : XYZScripts.com